Cosas que puedes hacer para que tu gato sea feliz…

muymascotas.es – Los gatos precisan de cuidados específicos que van más allá de darles de comer. Además, son animales complejos que pueden sufrir estrés y depresión.-

A veces creemos que los gatos, por su carácter independiente y el gusto que tienen por los ratitos a solas, no necesitan de muchos cuidados ni de nuestro cariño y compañía, al menos no tanto como los perros. Pero nada más lejos de la realidad; los gatos requieren de ciertos elementos en su vida para ser felices.

Si nos planteamos adoptar un gato, o incluso si ya convivimos con uno y le observamos más decaído de lo normal, esta serie de prácticas nos serán muy útiles para que nuestro gato esté feliz a nuestro lado. En primer lugar, recuerda llevar al día su calendario de visitas al veterinario, pues nadie mejor que un experto para decirnos si algo va mal con nuestra mascota.

No olvides que además cada gato es un mundo y tiene su propia personalidad, y lo que es imprescindible para uno quizás no lo sea tanto para otro.

En esta línea, debemos hacer un esfuerzo por intentar “leer” el lenguaje corporal de nuestro gato, así como escuchar sus maullidos y lo que nos quieren decir. De esta forma la comunicación con el felino será inmejorable y él será mucho más feliz que si ignoramos sus señales.

Proporcionarle suficiente espacio

El gato debe poseer espacio suficiente para explorar y merodear. Para ser feliz, un gato necesita tener acceso a los rincones de la casa para satisfacer su impulso “aventurero”.

Adjudicarle un rincón para él solo

Debe haber en casa una zona que él identifique como su “territorio”. Puede ser una camita, una alfombra, un transportín… Para el gato son muy importantes sus dominios y sus ratos de independencia

No mover su arenero

Toda la familia debe respetar su arenero además de mantenerlo siempre en el mismo sitio. Es otro de sus “dominios” importantes.

  • Colocar el arenero en un lugar óptimo
  • En este sentido, su arenero debe ser lo bastante amplio y estar en un rincón apartado. Cuando lo vayas a colocar, puedes observar el lugar preferido de tu gato y situarlo allí. Un buen lugar es el cuarto de baño.

    Mantener una buena higiene
  • Para los gatos es muy importante la higiene. Mantén su arenero siempre limpio y en buenas condiciones, así como su sitio de descanso y en general el hogar.

Colocarle desafíos

Proporciónale ‘rascadores’o camas que tengan varias alturas, para que pueda escalar, colgarse, rascar…y no use tu sofá o tus cortinas para ello (seguro que te suena…).

Dejarle salir al balcón

Si tienes balcón o terraza, seguro que te da miedo que tu gato salga, por si se cae. Existen en el mercado refuerzos especiales que puedes colocar. Así tu gato disfrutará del sol y el aire fresco sin peligros.

Proporcionarle el juego necesario

Aunque a veces creemos que los gatos son independientes y no aprecian el juego tanto como los perros, lo cierto es que sí necesitan sus dosis de juego. Asegúrate de que tiene juguetes a su alcance, sobre todo cuando se queda solo en casa.

Pasar tiempo con él

Los gatos, aunque se caracterizan por ser independientes, detestan la soledad. Es inevitable que tenga que pasar algunas horas solo, pero no pienses que por tratarse de un gato no necesita tu compañía.

Aprender a comunicarte con él

Interésate por aprender su lenguaje corporal e interpretar sus sonidos. Escuchando sus maullidos y observando cómo actúa y cómo se mueve aprenderás mucho sobre su carácter y podrás comunicarte mejor con él

Llevar al día sus visitas al veterinario

  • Las visitas regulares a su veterinario es otro elemento indispensable para que nuestro gato esté sano y, por consiguiente, feliz. Sobre todo debemos llevar al día su calendario de vacunaciones y su tratamiento antiparasitario para prevenir posibles problemas de salud.

Plantearse la esterilización

Recomendamos tener en consideración la posibilidad de esterilizarlo, ya no sólo para evitar camadas indeseadas (la gran causa del abandono animal), sino también por cuestiones de salud.

  • Darle mucho amor, pero también disciplina
    Y por último, pero no menos importante: darle un hogar y proporcionarle mucho amor, sin olvidar la disciplina necesaria.

Artículos Relacionados

Deja un comentario