Científica logra crear un nuevo plástico con el jugo de un cactus…

EFE.- Guadalajara – De la misma planta que se extrae la tuna, una investigadora mexicana desarrolló este material que podría ser utilizado para fabricar bolsas o incluso juguetes.-

El uso del plástico en el mundo es uno de los grandes problemas que diversas organizaciones están tratando de combatir. Es por esto, que una científica comenzó a buscar alternativas a este material tan utilizado en todo el mundo. Así fue como llegó al nopal, esta planta de la familia de las cactáceas, con la que logró crear un plástico natural biodegradable.

Sandra Pascoe, de la Universidad del Valle de Atemajac, en Guadalajara, desarrolló este material después de varios experimentos con este cactus que también es utilizado en algunas preparaciones culinarias. Al principio, experimentó con trozos secos de nopal, que procedió a pulverizar y mezclar con algunos aditivos, pero el proceso era lento y las características físicas y químicas cambiaban mucho y el material se oxidaba rápidamente.

Entonces comenzó a utilizar el jugo de la especie “opuntia ficus indica”, el más común entre los nopales y muy usado como verdura. Esta planta es famosa por su fruto, la tuna, muy jugosa aunque cubierta con una cáscara con espinas. “Básicamente, el plástico se forma con los azúcares del jugo de nopal, los monosacáridos y polisacáridos que contiene”, confirma la investigadora. 

Sandra Pascoe sostiene que el nopal tiene una consistencia muy viscosa que proviene de esos azúcares, de la pectina y de ácidos orgánicos y “esa viscosidad es lo que estamos aprovechando para que se pueda producir un material sólido”, afirma. 

En otra investigación en el laboratorio del Departamento de Ciencias Exactas e Ingeniería, Sandra, hizo una mezcla del jugo del nopal decantado y sin fibra con glicerina, ceras naturales, proteínas y colorantes para crear una fórmula que se seca en planchas para obtener láminas de plástico delgadas.

“Hemos hecho pruebas muy sencillas de degradación en el laboratorio, lo hemos puesto por ejemplo en agua y hemos visto que sí se deshace, falta hacer la prueba química para ver si realmente ese material ya fue completamente desintegrado, hemos hecho también pruebas en tierra humedecida tipo composta y también se deshace el material”, agregó.

Sobre sus usos comerciales, resalta que este plástico podría ser utilizado para sustituir las bolsas de los supermercados y para crear materiales de baja densidad como recipientes para cosméticos, bases para prototipos científicos, bisutería y hasta juguetes.

Related posts

Leave a Comment