Seattle se convierte en la mayor ciudad de EE.UU. que prohíbe las bombillas y cubiertos de plástico…

AFP.- Washington – La medida había sido aprobada en 2008, pero las autoridades locales dieron varios años a los restaurantes para encontrar sustitutos. De vulnerar la prohibición, la multa a pagar asciende a 250 dólares.-

La ciudad estadounidense de Seattle prohibió los cubiertos y bombillas de plástico en los restaurantes y cafés, una victoria para los defensores del medio ambiente que, sin embargo, será difícil de replicar en el resto de Estados Unidos.

Después de las bolsas de plástico, la bombilla, pitillo, sorbito o cañita se ha convertido en pocos años en el enemigo a vencer, por su breve tiempo de uso y las imágenes de los animales marinos que las ingieren. Un video de 2015 de una tortuga con una bombillaincrustada en la nariz tiene más de 30 millones de reproducciones en YouTube. 

Seattle, situada al borde de una bahía en la costa del Pacífico, es la mayor ciudad estadounidense (725.000 habitantes) que ha impuesto la prohibición, lo que hasta ahora sólo unos pocos centros turísticos se habían atrevido. El más reciente de ellos fue Malibú el 1 de junio.

Los legisladores de Seattle habían aprobado la prohibición en 2008, pero dieron varios años a los restaurantes para encontrar sustitutos tales como cubiertos biodegradables. A partir de esta semana, cada infracción se pagará con 250 dólares.

Aunque los usuarios de cubiertos, removedores y bombillas de plástico los desechen en contenedores de basura, estos artículos por lo general no pueden ser reciclados porque son demasiado pequeños y pasan a través de las estructuras de clasificación de las plantas de reciclaje, acabando finalmente en los vertederos, desde donde pueden, potencialmente, volar y terminar en ríos y océanos.

El movimiento para prohibirlos es global, aunque incipiente. La Comisión Europea ha propuesto prohibir los plásticos de un solo uso, como los cubiertos, los platos, los bastoncillos de algodón y, por supuesto, las bombillas, pero los Estados miembros tardarán varios años en aplicar la prohibición. Reino Unido quiere comenzar a hacerlo este año y Estados Unidos está aún lejos de una prohibición, más allá de los bastiones defensores del medio ambiente de la costa oeste.-

Nick Mallos, de la ONG Ocean Conservancy, dijo que una “medida fácil” sería que los restaurantes y las empresas adopten políticas voluntarias para dar las bombillas exclusivamente cuando se les pide. Algunos cafés ya lo están haciendo en todo el país, en algunos casos con un cartel con la imagen de una tortuga. 

Más del 90% del plástico de los océanos proviene de solo diez ríos, incluidos ocho asiáticos y dos africanos, según un cálculo realizado en 2017 por el Centro de Investigación Ambiental Helmholz. “Lo mejor que se podría hacer a corto plazo sería ayudar a estos países a recolectar y gestionar mejor sus residuos”, dice Kara Lavender Law, profesora de oceanografía de la Sea Education Association.

Pero enfatiza que esto no debe impedir que los países desarrollados creen alternativas al plástico. “Necesitamos reflexionar sobre cómo usamos estos materiales, que están diseñados para no degradarse”, concluyó.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario