Tácticas que necesitas aplicar para comenzar y hacer ejercicio por la mañana…

grandes medios.com – El primer obstáculo para hacer ejercicio por la mañana es salir de la cama.-

Este primer paso es el más complicado antes de poder llegar a notar cambios o resultados como resultado de la actividad física.
Sin embargo, existen algunas tácticas que permiten que logres hacer todas las sentadillas y ejercicios diarios para así poder sentir la felicidad de haberlo logrado.  Muchas veces lo que hace difícil levantarse para realizar las flexiones o sentadillas no es la actividad física en sí. Un problema puede ser hacer ejercicios sin habernos quitado el pijama. Terminar con la ropa de dormir empapada en sudor a primeras horas de la mañana no es nada placentero.

La solución es sencilla: cambiar del pijama por la ropa de hacer gimnasia. Aunque parezca algo tonto, sudar la ropa de deporte proporciona gran motivación y más sabiendo que posteriormente viene uno de los mejores momentos del día: la ducha final, que te activa para comenzar con energía la jornada de trabajo.

Si hacer ejercicio justo al despertar es difícil, hay que pensar en una solución para ello. La respuesta puede ser un poco de cafeína, organizar las cosas del día y posteriormente (unos 20 minutos después de levantarse) iniciar la rutina matutina que tampoco debe durar más de 20 minutos.

La forma de lograr buenos resultados no es hacer una gran cantidad de ejercicio un día que amanezcas motivado, sino hacerlo todos los días. Esto aplica también para esos días difíciles o con mucho trabajo acumulado. Una buena fórmula es comprometerse a hacer un mínimo de 5 o 10 repeticiones diarias.
Haz un seguimiento de tus rutinas
Una mala costumbre que predomina en la mayoría de las personas que intenta ver resultados y cambios físicos es abandonar antes de tiempo. Aquí puede ayudar el uso de alguna aplicación, como la que existe para iPhone llamada ‘Done’. Su función es la de recordar y, además, llevar un seguimiento de las rutinas realizadas.

A veces un dolor o molestia persistente puede hacer que la rutina se suspenda. Aunque lo más común es que no sea grave, puede ser un indicativo de que es hora de descansar un poco ¿Se puede tomar un descanso sin afectar al hábito?

En estos casos es recomendable tener un plan B, una rutina con otro tipo de ejercicios para un par de días hasta volver a la normalidad.  Es aceptable y perfectamente normal que no se hagan ejercicios todos los días, que no se siga una rutina estricta, pero cada persona debe conocer sus límites y superarse a sí mismo poco a poco.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario