Así fue el primer día de clases de Carlos Antonio, el “niño genio”, en la Facultad de Ciencias de la UNAM…

noticieros.televisa.com – Tiene tan solo 12 años de edad, pero acaba de entrar a la Facultad de Ciencias en Ciudad Universitaria para estudiar una carrera en Física Biomédica.-

Se trata de Carlos Antonio Santamaría Díaz, un niño que ha sido considerado un “genio” en México porque a su corta edad, ya estudia en la Máxima Casa de Estudios y el 6 de agosto tuvo su primer día de clases.

Si bien esta no es la primera vez que el pequeño Carlos Antonio no visita las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el 6 de agosto fue el arranque de su carrera para convertirse en físico biomédico.

A los nueve años de edad, el pequeño cursó diplomados y algunas materias en la Facultad de Química, en el Centro de Ciencias Genómicas y en el Instituto de Investigaciones en Materiales, pero tras conseguir 105 aciertos en el Concurso de Selección de Ingreso al ciclo escolar 2019, Carlos Antonio logró unirse a la carrera que él quería cursar.

Durante su primer día, Carlos Antonio, armado con un cuaderno profesional y un bolígrafo, recorrió los laboratorios de su facultad y luego entró al aula para tomar una clase introductoria a la carrera.

Sin embargo, el pequeño dijo que los aspectos administrativos que se tocaron durante su primer día de clases fueron “aburridos”.-

Ese mismo día, el joven estudiante tomó clases de Álgebra, Introducción a la Física del Cuerpo Humano y asistió a un pequeño curso introductorio a la materia de la Metodología de la Física Experimental.

El joven estudiante vistió cómodo: pants, una playera y unos tenis, lo necesario para no distraerse en su primer día de clases.

De acuerdo a un boletín de la UNAM, semanas antes de su primer día de clase, Carlos Antonio casi no se entera de que había sido aceptado en la Máxima Casa de Estudios pues el día en que le avisarían de los resultados del examen de admisión, la lluvia había provocado un apagón en su casa, por lo que por unos angustiantes momentos, le fue imposible ver por internet cómo le había ido en su evaluación.

No fue sino hasta un par de horas después del apagón, que su padre conectó el módem a la batería del automóvil familiar y solo así, tanto él como sus seres queridos pudieron constatar que, de 103 aciertos que hacían falta para ingresar, Carlos Antonio había obtenido 105.

Related posts

Leave a Comment