Dos niñas pusieron Viagra en la bebida de un compañero…

emol.com – Las menores, de 13 años, quisieron hacer una broma, echando el medicamento a escondidas en el refresco que bebía el afectado. El caso ocurrió en Córdoba, Argentina.-

Querían que fuera una broma, pero terminó con un niño hospitalizado. Dos niñas de 13 años le pusieron a escondidas dos pastillas de Viagra a la bebida de un compañero en la provincia de Córdoba, Argentina, y el menor terminó siendo ingresado a un recinto hospitalario y su caso fue llevado a la justicia. “Mi hijo fue lesionado física y moralmente”, ha alegado su padre en medios trasandinos, como Todo Noticias, donde también ha explicado lo vivido el día del incidente.

Él me pidió ir a almorzar con sus compañeros a un local de comida rápida, antes de ir a la clase de Educación Física. Al llegar a gimnasia ya tenía dolores abdominales, mareos, la cara con coloración rojiza y otros síntomas. Ahí se entera de lo que le habían hecho y le pide al profesor no realizar la actividad. Eso fue positivo, si no, podría haber sido peor“, dijo, según informó el medio La Voz. El hombre señaló que fue a buscar a su hijo a las 5 de la tarde al colegio, momento en el que el niño le cuenta lo ocurrido.

“Fuimos al hospital (…) Ahí nos dimos cuenta que la cosa era más grave: podría haber presentado una necrosis en la zona genital, o hasta la amputación del miembro”, contó. El fiscal a cargo de la investigación, Raúl Ramírez, señaló que el menor “presentó actividad peneana con un intenso dolor y un cuadro febril cardíaco. Está con vida, pero fue internado y podría haber sido letal”, indicó Infobae.

“Lo que estamos viendo es un acto intencional o no, pero irresponsable, por parte de dos jovencitas que se lo habrían suministrado sin consentimiento”, dijo Ramírez, agregando que la justicia tiene en la mira a la farmacia que vendió el medicamento a las menores de edad, quienes tampoco tenían la receta médica necesaria para adquirirlo.

Por su parte, el padre del niño afectado asegura que su hijo “está mejor físicamente, pero está triste. Se siente humillado y defraudado”, y no quiere ir al colegio. El hombre dijo que irá “hasta las últimas consecuencias” con el caso.

Related posts

Leave a Comment