Leer y entender las etiquetas para consumir lo que quieres y no lo que quieren…

es.greenpeace.org – Ya hay mucho movimiento social de consumidores y consumidoras que leen las etiquetas, aún así alrededor del 19% de la población española no lee las etiquetas de los alimentos que consume.-

(Primera Parte) Lo entiendo, es pesado y tedioso, pero una vez que lo haces, ya sabes qué productos te quedas y vas cogiendo destreza al asunto.

Pero, ¿por qué leer las etiquetas? Te doy varias razones. Porque una cosa es marketing y diseño y otra realidad. Porque supongo que quieres saber lo que comes o compras. Porque igual hasta te da rabia que te “tomen el pelo”. Por salud, tú y sólo tú decides lo que comes. Porque si elegimos de una manera sostenible nuestros productos podremos, como personas consumidoras, luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad y contra el consumismo.

Leer las etiquetas nos ayuda a decidir si lo que compras es sostenible: si es ecológico o usa componentes químicos, si es local y contamina menos su transporte.

Unos principios básicos: en la etiqueta los ingredientes vienen ordenados por orden de importancia, es decir, de lo que más contiene a lo que menos. Por ejemplo: si quieres una lata de garbanzos y estos no aparecen los primeros de la lista, no son los principales componentes. Otra de las pautas es no dejarse sorprender o convencer por los dibujos, o palabras que aparecen en el envase, y leer la etiqueta. Hay palabras que se usan como reclamos como BIO, natural, orgánico, producido responsablemente…, sin ninguna certificación oficial.

El etiquetado, muchas veces, llega a contradecir el packaging o el propio marketing.

En el pescado hay que distinguir entre fresco, congelado o envasado, diferenciando entre lo que se considera “marketing” o nombre comercial y realmente la especie que estamos consumiendo. Por ejemplo, “Bonito del Norte” es una denominación comercial aceptada, que nos lleva a pensar qué comemos un bonito capturado en el Cantábrico, cuando no siempre es así. Hay que mirar la etiqueta para saber si ha sido capturado en el Cantábrico o bien en el Pacífico.

Entre las actividades que hemos planteado para los eventos de HAZ, se ha diseñado un taller de etiquetado para entender lo que compramos y poder responsabilizarnos así de nuestras decisiones.

Y RECUERDA QUE NO TODO ES COMPRAR.  EN “HAZ CAMBIO” PUEDES REPARAR O INTERCAMBIAR¡¡MIRA BIEN LA AGENDA Y APÚNTATE!!

www.hazgreenpeace.org

 Celia Ojeda 

Ajuntamos esta interesante explicación:

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario