Me preocupa lo que la gente piensa de mi…

menteoptimista.com – Somos seres sociales, es nuestra verdadera naturaleza estar conectados con otras personas, por eso es muy normal que te preocupe lo que los demás piensen y digan de ti.-

Cuando tenemos buenas relaciones con los demás, nos sentimos aceptados, conectados y reforzados. Pero cuando comenzamos a dar más importancia de lo debido a lo que los demás opinan de nosotros, cruzamos una línea un poco peligrosa, y no lo digo solamente por que la obsesión nos llene de negatividad, sino porque cuando nos comienza a importar demasiado la opinión de otros, dejamos de ser libres, limitando nuestra vida a dar una buena imagen.

Cuando te enfocas solo en querer agradar, hasta el punto de dejar de ser tu mismo o de dejar de hacer las cosas que te gustan, entonces es cuando comienzas a convertirte en el pequeño esclavo del que dirán.

Es cierto, a todos nos importa la imagen que los demás tienen de nosotros, pero somos nosotros los que tenemos que reflexionar sobre si merece la pena traicionarnos a nosotros mismos y a nuestra libertad, solo por mantener la imagen que los demás quieren ver de nosotros.-

No te traiciones a ti mismo, no pongas barreras a tu manera de ser y no permitas que otros decidan como has de vestir, como has de expresarte, y la que vida has de tener, porque quien quiera verte feliz, dejara que seas libre, independientemente de la imagen que reflejes.

Imaginate levantándote cada mañana sin importarte la imagen que los demás tengan de ti, imagínate que decides dejar de agradar a otras personas, siendo libre para ser tu mismo, para ir a donde realmente deseas y sin esperar que la sociedad ni nadie té de su visto bueno.

Aquí te doy unos consejos para que te liberes del que dirán y comiences a liberar tu verdadera esencia, utilízalos y date el gran derecho de ser tu mismo.

Paso 1: Ponte en la piel de los otros… y pregúntate lo que pueden estar pensando, es obvio que en el fondo ellos están preocupados por lo mismo que tu, ellos están preocupados por lo que los demás pensaran de ellos, esto es un punto a tu favor porque te hace ver a esas personas desnudas y vulnerables, eso hace que dejen de ser tus enemigos, abriéndose tu compasión hacia ellos.

Todos tenemos sueños, todos queremos gustar y ser aceptados y eso nos convierte de alguna manera en hermanos que simplemente luchan por ser amados por los demás, porque detrás de muchas de las cosas que hacemos esta ese niño que busca la aprobación de los adultos.

Paso 2: Profundiza en las personas atravesando su superficialidad.

Lo cierto es que damos por hecho lo que piensan los demás de nosotros, en cambio no nos hemos molestado en profundizar en esas personas de las que tanto miedo nos da su opinión, pero imaginate si profundizases en esa persona hasta descubrir sus debilidades y sus pasiones, sus alegrías y su lado oscuro.

Descubrirías que has perdido mucho tiempo concentrándote en el que dirán y poco tiempo en descubrir que esas personas tienen su propia historia, quizás una historia que te pueda conmover, incluso puedes descubrir porque una persona ha podido llegar a ser tan triste y acabes llorando a su lado.

Paso 3: Pregúntate que piensas tu de ti mismo.

Demasiado tiempo y energía en buscar la aprobación de los demás y muy poco tiempo en averiguar que piensa la persona más importante de tu vida, tu mismo, si, porque realmente es absurdo dejar tu vida a la opinión de los demás e ignorar tu propia opinión.

Comienza a tener pequeñas conversaciones contigo mismo, buscando la conexión con tu esencia, deja que tu interior se exprese mediante tu cuerpo y mente y descubre tus anhelos más profundos.

Paso 4: Permítete ser humano.

Muchas veces nos importa lo que piensan y dicen los demás de nosotros porque no nos gusta que nos vean fracasados e imperfectos, pero lo cierto es que somos humanos y lo que de verdad nos hace grandes es nuestra imperfección y nuestros fracasos, porque si no nos permitiéramos ser imperfectos, seriamos robots, si no nos permitiéramos fracasar, no saldríamos de nuestra zona confort.

Permítete ser humano, permítete que las personas vean que tienes tus debilidades y tus caídas, permítete que te vean sin maquillaje ni mascaras, esta es la realidad y ese eres tu en tu esencia, quien te aprecie tal como eres, merece un sitio a tu lado, quien no te quiera con tus imperfecciones no merece ningún hueco en tu vida.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario