La noble tarea de un niño de 12 años que creó su propia escuela y ya tiene 36 alumnos en Argentina…

emol.com – Cuando llega del colegio a su casa, Leonardo Nicanor Quinteros enseña a menores y adultos de su humilde barrio.-

A los 12 años, Leonardo Nicanor Quinteros ya es el flamante director de una escuela. El niño argentino decidió crear un espacio para hacer clases de reforzamiento, y tal ha sido el éxito que diversos medios trasandinos han destacado su iniciativa. Hace cuatro años y después de hacerles clases a sus primos más pequeños, Nico -como lo llaman sus cercanos- quiso abrir una escuela para ayudar a los niños de su barrio, Las Piedritas II, una humilde localidad cercana a San Juan, Argentina.-

Su propósito era reforzar las asignaturas y los estudios que más se les dificultaba en el colegio, informó La Nación. La escuela del niño, llamada “Patria Unidad”, se encuentra en el patio de su casa, donde vive con su abuela Ramona, y cuenta con pizarrones, biblioteca, libro de clases, botiquín de primeros auxilios y hasta una campana para anunciar los recreos; objetos que fueron llegando gracias a la ayuda de familiares y vecinos que se entusiasmaron con la generosa iniciativa del precoz docente.

El nombre es “‘patria’, por los colores de la bandera y ‘unidad’, porque es lo que queremos de los niños”, explicó el director de la escuela argentina. Crédito, La Nación/GDA). Entre murallas de adobe, cartón y nylon, en la escuela suena todos los días, antes de partir las clases, el himno patrio desde un equipo de música. El empeño que Nico le ha puesto a su proyecto le permite hoy tener 36 alumnos, en “seis cursos de nivel primario y un grupo de jardín de infantes”, informó el medio argentino. 

Y si bien la mayoría de los asistentes son menores que el director, también llegan adultos. De hecho, una mujer de 40 años aprendió a escribir en “Patria Unidad”. Por las mañanas, Nico asiste como cualquier niño al colegio y por las tardes se transforma en “el profe”, ayudado por compañeros de curso para abarcar varias materias.

“Me gusta enseñar”, dijo Nico a Clarín, donde se señala que si bien el comprometido docente ha recibido varios reconocimientos de autoridades por su noble tarea, aún está esperando una promesa que le hicieron: tener conexión a internet para su querido establecimiento.

Redactado por Ángela Tapia F., Emol

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario