Clima laboral: la clave del éxito en las empresas…

lamenteesmaravillosa.com – Un buen clima laboral, propicia una sensación de satisfacción de los empleados en relación con su trabajo. Esto se traduce en mayores beneficios para la empresa.-

El trabajo es necesario para nuestra supervivencia. Pero si el clima laboral de nuestro trabajo no es el adecuado, hay una influencia negativa en nuestras vidas, en las de nuestros compañeros y para la empresa. Entonces, sin un buen entorno nos vamos con malestar a casa y no desarrollamos nuestra labor del todo bien, lo que nos causa problemas a nosotros y a nuestro entorno.

Entonces, el medio en el que desarrollamos nuestro trabajo en la cotidianidad es fundamental. Por ello, debe ser uno de los aspectos más importantes para una empresa. De su cuidado depende el éxito de esta.

Ahora bien, ¿De qué se trata el clima laboral?, ¿Cómo potenciar uno bueno?, ¿Cómo influye en la productividad de una empresa?, ¿Qué beneficios trae un buen clima laboral? A través de este artículo nos sumergiremos en todas cuestiones. Comencemos.

Clima laboral, ¿de qué se trata?

El clima laboral es un concepto de recursos humanos. Consiste en el ambiente que se genera en un entorno de trabajo. Para ello, se tienen en cuenta las políticas del personal y técnicas de evaluación. Ahora bien, consiste en estar al tanto de las sensaciones, percepciones, pensamientos, emociones y conductas que tienen los trabajadores ante el ambiente que hay en el trabajo. Entonces, la clave es saber cómo está el entorno laboral.

Por ejemplo, hay lugares de trabajo que al entrar sentimos densos, agotadores y como si tuviéramos una cruz encima que nos hace pensar hace pensar !no puedo mas con mi trabajo!   Entonces, el departamento de recursos humanos debería estar atento para darle una solución a este problema. Así, al propiciar un ambiente más favorable, mejorará la empresa.

Ahora bien, el clima laboral está compuesto por:

  • Ambiente físico: se trata del espacio. Es decir, instalaciones, temperatura, contaminación, etc.
  • Ambiente social: comprende todo lo vinculado a la relación entre las personas, como la comunicacion o el compañerismo, etc.
  • Características estructurales: se trata del tamaño de la organización, cuál es el estilo de la dirección, su estructura formal, entre otros.
  • Características personales: son las aptitudes y actitudes, motivaciones y expectativas de los empleados hacia la empresa y su trabajo.
  • Comportamiento organizacional. Consiste en: la productividad, la rotación, el ausentismo, la satisfacción laboral, la tensión de los empleados, etc.

Entonces, el clima laboral comprende la interacción entre las características personales y de las organizaciones. Cada factor determina el comportamiento de los empleados, y por lo tanto, inciden en: el sentido de pertenencia, la eficacia, la eficiencia, la calidad de los servicios, el impacto social. Así, son la clave para el desempeño de la organización.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario