Más frutos secos y menos carne: Expertos recomiendan cambiar la dieta para cuidar la salud y el medioambiente…

AFP.- Con el nuevo régimen publicado por una revista científica británica se evitarían millones de muertes prematuras al año, enfermedades como la diabetes y la reducción de los bosques.-

En un estudio publicado por la revista médica británica The Lancet y la Fundación EAT (organización dedicada a transformar el sistema alimentario), científicos recomendaron que para poder alimentar a 10.000 millones de humanos en 2050 de una manera sana y respetando al mismo tiempo el planeta, se debe hacer una transformación radical en los hábitos alimenticios de las personas.

Dividir en dos el consumo de carne y duplicar el de frutas, verduras y frutos secos. Cada día 300 gramos de verdura, 200 gramos de fruta, 200 gramos de semillas enteras (arroz, trigo, maíz), 250 gramos de leche entera (o equivalente) pero solo 14 gramos de carne roja.

Para sustituir las proteínas que proporciona la carne, los científicos aconsejan consumir carne de ave, pescado, huevos y frutos secos como nueces y almendras. 

Según los expertos, este régimen permitiría evitar cerca de 11 millones de muertes prematuras al año en el mundo y ayudaría al planeta ya que, “la producción de alimentos mundial amenaza la estabilidad de nuestro sistema climático y nuestros ecosistemas”, afirman los investigadores. 

Los expertos creen que a nivel mundial este régimen permitiría duplicar el consumo de alimentos sanos como frutas, verduras, leguminosos y nueces y a su pasó reducir el consumo de alimentos menos sanos, como los azúcares añadidos, alimentos procesados y la carne roja.

“Los regímenes alimenticios actuales están llevando a la Tierra más allá de sus límites y además creando fuentes de enfermedades, las que son una amenaza a la vez para la gente y para el planeta”, escriben los autores. Este informe, que durante tres años movilizó a 37 expertos de 16 países, establece un “régimen de salud planetaria”. Su objetivo es garantizar un “equilibro entre las necesidades en materia de salud humana y el impacto en el medioambiente”. 

Además del cambio de alimentación, los expertos creen que se debería hacer un cambio en la manera de producir, evitando la concentración de solo algunos tipos de cultivo, limitando la expansión de las tierras agrícolas que reducen los bosques y evitando el exceso de pesca.

“La manera en la que comemos es una de las causas principales del cambio climático, de la pérdida de la biodiversidad y de las enfermedades no transmisibles”, como la obesidad, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares, explicó el profesor Tim Lang de la Universidad de Londres y uno de los autores del estudio.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario