Seis ejercicios mentales para liberarnos del estrés…

pordentro.pr – Solo se requiere un minuto para hacer cualquier de estos ejercicios, y devolverle el equilibrio a la relación mente y cuerpo.-

En un mundo donde las responsabilidades copan el 100% de nuestro tiempo, la mente pasa de un problema a otro, sin posibilidad de despejarse un solo minuto, conduciéndonos a cuadros de estrés permanentes, generando sentimientos negativos como nerviosismo y ansiedad, es de vital importancia realizar ejercicios físicos de todo tipo, para mantener la salud mental y corporal, para un mejor desempeño.

Por ejemplo, se sabe, la gran mayoría de los CEO y los altos ejecutivos declaran que no poseen ni cinco minutos para sentarse y relajarse, y mucho menos 30 minutos o más para una sesión de meditación o ejercicios.-

Para enfrentar este problema surgen prácticas como el mindfulness, disciplina que busca que las personas sean más conscientes del momento que están viviendo, concentrándose más en las experiencias que en los resultados. 

Las personas que lo practican señalan que la ventaja del mindfulness es que son ejercicios que se pueden practicar en el día a día, en cualquier momento y lugar. En uno, dos o tres minutos, las veces que sea necesario.

Estas prácticas ayudan a cultivar la amplitud mental, logrando un equilibrio positivo entre la mente y el cuerpo. 

Estos son seis ejercicios que cualquier persona podrá realizar en cualquier momento.

Respiración consciente: concéntrate en la respiración por un minuto. Inhala y exhala. Prueba con dos o tres minutos la segunda vez.

Observación atenta: elige un objeto en el entorno inmediato, como un florero o el paisaje. Concéntrate en él por 2 segundos. La mente estará más despejada.

Conciencia consciente: elige una actividad que hagas todos los días, como abrir una puerta o comer. Aprecia el objeto como si fuese la primera vez.

Escuchar atentamente: selecciona una pieza de música. Puede ser algo nuevo o algo que no hayas escuchado antes. Sumérgete en los detalles y en la composición.

Inmersión consciente: en lugar de desear terminar una tarea rutinaria, experimenta dicha tarea como nunca. Explora cada movimiento de ella.

Aprecio consciente: identifica cinco objetos clave para tu vida, pero que pasan inadvertidos: el parque, tu computadora. Ahora, agradéceles.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario