Siete cosas del aburrimiento que te conviene saber…

elmundo.es – El café una de las mejores opciones para reducir el aburrimiento. Las personas aburridas suelen ser más disciplinadas y mejores líderes.-

Sandi Mann, autora de ‘El arte de saber aburrirse”, asegura que el “aburrimiento es el nuevo estrés”

“El aburrimiento es realmente beneficioso para nosotros”. Quédese con la idea porque de esto vamos a hablar, aunque a ratos no lo parezca. La frase la pronuncia Sandi Mann, autora de ‘El arte de saber aburrirse”, una investigación en profundidad sobre el tema que destierra mitos, amplía horizontes sobre el tedio y analiza lo que hacemos cuando nos aburrimos. Vivimos en un mundo lleno de estímulos; la tecnología ha acelerado todas nuestras rutinas, pero pese a ello parece, sostiene la autora, que nos aburrimos más que nunca.-

Profesora asociada de Psicología de The University of Central Lancashire (Reino Unido), ha llegado a plantear que el aburrimiento es “el nuevo estrés”, un problema éste que ahora se asume con normalidad, pero del que hace no mucho apenas se hablaba.

“Admitir que te aburres se considera como algo vergonzoso, sugiriendo algún defecto o falta por parte de las personas que se aburren (…) El aburrimiento es parte de la vida y espero que, en los próximos años, se convierta en algo aceptable de admitir, como ahora se admite estar estresado”.  Es más, considera que “las organizaciones deberán tomar medidas para reducir el aburrimiento de los empleados, tal y como están obligados a hacerlo ahora con el estrés”. Aquí van algunas píldoras interesantes sobre esta emoción, porque eso es lo que es el aburrimiento…

-“Contrariamente a la opinión popular, el aburrimiento no es el resultado de no tener nada que hacer, sino más bien de no tener nada que hacer que nos atraiga en ese momento”, defiende Mann. Es un estado de “baja excitación”.

-¿Cómo podemos desaburrirnos? “Hay sólo dos maneras: centrar nuestra atención y recursos en la tarea y tratar de hacer que sea estimulante; o buscar fuentes adicionales de estimulación no centradas en la tarea aburrida que estamos haciendo”.

-Una de las principales cosas que hacemos cuando nos aburrimos es comer. Uno de los primeros estudios que se centró en este binomio se realizó en 1977. Más recientemente otras investigaciones han concluido que el aburrimiento se asocia a niveles reducidos de dopamina en el cerebro, de ahí que piquemos más.

En este sentido, somos más dados a beber algo, al menos en el trabajo, cuando el tedio se apodera de nosotros. Y el café una de las mejores opciones para reducir ese estado. La cafeína es capaz de ralentizar la velocidad a la que nos acostumbramos a algo y, en consecuencia, tardamos más en aburrirnos.   -“El aburrimiento no sólo es estresante sino también deprimente”, recoge la autora. Y hay personas más propensas al hastío. ¿Son más propensos a aburrirse los extrovertidos? ¿Los inteligentes encuentran antes el tedio?

-Actualmente nos obsesiona que los niños estén ocupados siempre. Sin embargo, Mann anima a dejar que los chicos se aburran. “Los niños de hoy no saben cómo crear su propia estimulación y dependen de un modo pasivo de los proveedores externos de entretenimiento y de compromiso. La psicóloca considera que “enriquecer la vida de nuestros hijos pasa por abrazar el aburrimiento y permitirlo de nuevo en sus vidas”.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario