Consejos para el cuidado de las patas de los perros…

eltiempo.com – Estas son algunas recomendaciones indispensables para que tu amigo peludo continúe saludable.-

Se ha imaginado alguna vez qué sucedería si no contara con la protección de sus zapatos para desarrollar su día a día? ¿Cómo cree que terminarían sus pies luego de una extensa caminata o una intensa jornada de juegos? ¿Podría resistir las altas temperaturas del asfalto en los días calurosos?

Quizá no se haya hecho esas preguntas, pero sí le preste mucha atención al cuidado de sus pies, ya que son parte importante de su cuerpo.
Lo mismo pasa con los de su perro. Sus patas a menudo pasan desapercibidas ante nuestros ojos y solo les prestamos atención cuando hay cojeras o manifiestan dolor en alguna de sus extremidades.

Aquí le contaremos cuáles son los principales cuidados que debe tener para que su amigo peludo continúe saludable y pueda seguir acompañándolo durante caminatas, ejercicio, juegos, etc.

Antes de hablar acerca de los cuidados de las patas, vale la pena conocer sobre la anatomía y la fisiología de las extremidades de nuestras mascotas.
Contrario a lo que se cree, las patas no solamente sirven para dar soporte a todo el cuerpo, sus funciones van más allá de la locomoción.

Los perros son animales ‘digitígrados’, es decir, el peso del cuerpo se sostiene en sus dedos y no en los talones, como en los plantígrados; esto hace que los dedos sean en extremo importantes y, también, les otorga la característica de ser más veloces y sigilosos.

La mayoría de peludos tienen cinco dedos en cada una de sus patas delanteras y cuatro en las traseras, para un total de 18. Sin embargo, en algunos perros o razas, la sumatoria puede llegar a 20 o 22, ya que se pueden presentar dedos internos, más conocidos como espolones. La típica huella del perro está dada por las almohadillas digitales y por la almohadilla palmar o plantar.

Estas estructuras serían como la suela de nuestros zapatos, ya que protegen los huesos de la pata, al amortiguar el impacto del paso, incluso cuando andan por superficies filosas, ásperas o rugosas; aíslan de temperaturas extremas y, también, ayudan a disipar el calor, porque cuentan con glándulas sudoríparas que enfrían mientras evitan la resequedad.

Para mantener la salud de las extremidades de su mascota, es necesario revisar y cuidar constantemente el estado de las patas.

1. Antes de realizar paseos o alguna actividad física, prefiera las zonas verdes o chequee la superficie del suelo para evitar frío o calor extremo y así no generar
quemaduras o ampollas. También, es importante asegurarse de que el suelo esté libre de vidrios, latas, chicles u otros objetos que pueden generar cortaduras o incomodidad.

2. Luego del paseo, es importante revisar y limpiar sus patitas con agua y jabón para retirar cualquier objeto extraño que pueda causarle daño. Seque muy bien las patas para evitar hongos.

3. La intensidad del ejercicio debe ir aumentando de manera progresiva para que las huellas se acostumbren; conviene alternar el ejercicio físico sobre diferentes superficies (pasto, pavimento, agua, etc.), de esta forma la almohadilla se refrescará y descansará al pisar diferentes texturas.

4. Un buen masaje en las almohadillas le permitirá relajarse y descansar, y mejor con una crema humectante especializada; le mantendrá la piel sana mientras disminuye la resequedad.

GABRIEL GARCÍA
Médico veterinario
Twitter: @nosoyesegabo

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario