Mujeres japonesas se rebelan contra la obligación de usar zapatos de taco alto en el trabajo…

AFP.- El movimiento denominado #KuToo fue iniciado por la actriz Yumi Ishikawa, quien asegura que la exigencia impuesta por algunas empresas a sus empleadas “es discriminación sexual y constituye acoso”.-

Un grupo de activistas japonesas se cansaron de la exigencia que imponen algunas empresas a sus empleadas, de utilizar zapatos con taco alto para cumplir con sus labores en el día a día. Es por esto que el lunes presentaron una petición al gobierno protestando contra la estricta convención de usar ese tipo de calzado, con la campaña que lleva el nombre #KuToo. 

#KuToo es un juego de palabras, con “kutsu” (zapato) y “kutsuu” (dolor), y una versión en relación al conocido eslogan feminista #MeToo. El cerebro detrás de la campaña es la actriz japonesa Yumi Ishikawa, quien ganó rápidamente el apoyo de alrededor de 19 mil personas, después de un tweet donde se quejaba de la obligación de usar tacones para conseguir empleo en un hotel, la cual se hizo viral y la animó a lanzar el movimiento. 

Las militantes afirman que es casi imposible escapar a esos zapatos incómodos en el trabajo o incluso cuando se busca empleo. “Hoy, hemos presentado un manifiesto reclamando una ley que prohíba a los empresarios obligar a las mujeres a llevar tacones, que es discriminación sexual y constituye acoso”, dijo Ishikawa a la prensa tras entrevistarse con responsables del Ministerio de Trabajo.

El Ministerio ha reaccionado hasta el momento a la solicitud. Según publicó The Guardian, expertos aseguran que la campaña muestra uno de los grandes problemas de misoginia arraigados en Japón. 

El año pasado, las declaraciones de Kanji Kato, miembro del parlamento, perteneciente al partido oficialista del gobierno del país, generaron controversia cuando señaló que las mujeres deberían tener varios hijos y que las que preferían permanecer solteras, se volverían una carga para el estado. 

Casos similares Una situación similar ocurrió en Reino Unido, donde más de 150 mil personas firmaron una petición para apoyar a Nicola Thorp, la recepcionista de un hotel a quien en su primer día de trabajo la enviaron a su casa por negarse a utilizar zapatos con taco alto. 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario