¿Quieres tener un perro? Guía ideal para los “doglovers” te enseña cómo elegirlo…

emol.com – Ya sea un cachorro o un perro adulto, antes de decidir es fundamental tener claro si se le puede dar los cuidados que necesita.-

“No me acuerdo a qué edad empezó este amor, tampoco del primer perro que vi en mi vida, pero lo que sé es que siempre tuve una obsesión con ellos”, dice Isadora Díaz-Valdés Alvim, autora de “Solo necesito un perro” (Planeta, $11.900), una guía ideal para los “doglovers”. Díaz-Valdés es publicista y peluquera canina, y durante años ha rescatado perros de la calle de forma independiente y junto a distintas fundaciones.-

Branca, una cocker spaniel, fue su primer perro, que logró tener luego de una larga batalla con sus padres, quienes no querían uno en casa. En 10 capítulos y poco más de 130 páginas, la autora cuenta diversos datos interesantes sobre los perros, y entrega consejos para convivir con ellos, cuidarlos, entregarles cariño y -también- para elegirlos, a la hora que se quiere incorporar uno a la familia.

 

En este sentido, Díaz-Valdés es clara: nunca se debe comprar uno, menos un cachorro. “Siento que comprar un perro es muy poco amigable con el mundo, y sobre todo, la autora es enemiga de la compra en ferias libres o tiendas de mascotas.

“Piensa que están obligando a una perrita a quedar preñada y parir sin parar, una y otra vez (…) Las tiendas de mascotas son una crueldad, me parte el corazón ver cachorritos en unas jaulas, con un piso de reja muy incómodo para caminar y donde se acercan personas todo el día a mirarlos y a tratar de tocarlos”, sostiene. Como Díaz-Valdés no fomenta la compra de perros, las opciones que quedan son dos: adoptar un cachorro o adoptar un perro adulto. 

Respecto a los perros adultos, ciertas ventajas son que algunos ya están entrenados, no crecerán más, son más tranquilos y requieren menos atención. Sin embargo, “algunos pudieron haber tenido alguna experiencia muy traumática y pueden tener un carácter difícil o poco sociable (…) Puede que esté menos tiempo contigo”.

Sea uno o el otro, la autora sostiene que antes de decidir es fundamental tener claro si se le puede dar los cuidados que necesita. 

Asimismo, afirma que como el negro absorbe luz, es más difícil leer las expresiones faciales de un perro de ese color. “Eso hace que cuando alguien quiere adoptar un perro y ve uno negro, le es más difícil generar una conexión emocional en una primera instancia”, indica. “Así que, si quieres adoptar, dale una oportunidad a un negrito, son tan cariñosos, leales, juguetones y hermosos como todos los perros”, finaliza Díaz-Valdés.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario