La incesante manía de quejarse…

lamenteesmaravillosa.com – En muchas ocasiones podemos ver que más allá de la queja se esconden interesantes escondrijos psicológicos.-

Sin embargo, pasar de la queja a la acción requiere un trabajo a fondo sobre aquellas actitudes, creencias y emociones que nos limitan. Que alguien pase por un dolor físico o emocional concreto y se queje de ello es completamente normal y, además, saludable. 

Las exclamaciones de insatisfacción, en estos casos, ayudan a liberar parte de la carga que supone la situación. Son la expresión de la aflicción por una realidad que se escapa de las manos y frente a la cual, no queda más recurso que el lamento.-

Hay otro tipo de queja que no corresponde a esos estados excepcionales de dolor. De hecho, quejarse se convierte para algunas personas en un verdadero deporte. 

Es claro que quien se queja está insatisfecho. Lo malo es que algunos eligen la queja como respuesta universal a todos sus problemas. Emplean más tiempo y energía en lamentarse, que en buscar soluciones para eso que les causa tanta insatisfacción.

La queja puede ser parte de una estrategia inconsciente de autocomplacencia. Es un recurso que utilizan quienes tienen fuertes sentimientos de culpa, y quieren probarse a sí mismos y al mundo que culpables no son. Más bien víctimas. 

Construyen la imagen de alguien que sufre mucho, para que los demás pasen por alto sus errores.

En ese sentido, la queja infinita también es un mecanismo de manipulacion. Una puesta en escena del sufrimiento. Se utiliza la insatisfacción, los problemas y las dificultades en provecho propio.

Quejarse les provee atención y, además, los pone a salvo (piensan quienes actúan así) del cuestionamiento de los demás. La incesante manía de quejarse termina desgastando las relaciones

Estas personas son altamente tóxicas para quienes les rodean. En principio pueden despertar cierta solidaridad, pero con el tiempo se hacen insoportables. Cuando los demás le expresen sus reparos, el quejoso estará feliz: ya tiene un nuevo motivo para lamentarse. Esa es su tragedia.

¿Te quejas en demasía? ¿Hay alguien a tu alrededor que tenga la incesante manía de quejarse?…

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario