Que hacer cuando tus padres no quieren a tu pareja…

primera hora.com – La mayoría de las personas que enfrentan este problema sufren angustia, ansiedad y frustración.-

Te fijas en alguien, salen, se enamoran, y llega el tan esperado día de presentarles tu nuevo amor a tus padres. Organizas el encuentro para que todo sea perfecto, pero de nada valió el esfuerzo.  A ellos no les gustó tu pareja, y no tienen ninguna intención de disimularlo, mientras tú, deliras por ella. ¿Qué hacer?…

Lo primero que debes tomar en cuenta es que cuando te juntas con alguien todo el mundo a tu alrededor -incluyendo mamá y papá- tendrá una opinión acerca de esa persona. En el mejor de los casos, hay aceptación o, incluso, empieza a surgir el cariño de familia.

Sin embargo, las diferencias en el nivel socieconómico, la religión o la edad a veces despiertan reservas o prejuicios, como también puede ocurrir con las relaciones de personas del mismo sexo.

Sea cual sea el escenario, a la mayoría de la gente que enfrenta este problema le genera mucha angustia, ansiedad y frustración no poder conciliar su relación amorosa con su relación familiar, destaca la doctora Naychaly Rivera Nieves. La recomendación en estos casos es comenzar por evaluar los límites que existen en el vínculo entre padres e hijos.

En una relación saludable entre personas adultas debe de existir espacio para las diferencias de opinión. Se entiende que cada quien es responsable de escoger lo que considera mejor para sí, y esto incluye experiencias y parejas.

Si no hay límites apropiados, los padres pueden ser incapaces de respetar la decisión de sus hijos buscando castigarlos, incluso, con el rechazo o el chantaje de escoger entre ellos y otra persona en su vida. Esta conducta suele ser común en padres que siempre han sido muy autoritarios y se acostumbraron a imponer su criterio. No quiere decir que lo hagan a propósito.-

A veces simplemente están repitiendo patrones aprendidos sin comprender el daño que pueden provocar.

Por supuesto, los padres siempre van a desear lo mejor para sus hijos y evitar cualquier sufrimiento. El problema es que las buenas intenciones no pueden ir por encima del derecho de los hijos a vivir su propia vida, incluso si esto implica cometer errores.- 

A menos que tu nueva pareja no abuse de ti física o emocionalmente, o se aproveche de ti, lo más probable es que el rechazo provenga de algún prejuicio o patrón de comportamiento que -consciente o inconscientemente- tu familia inmediata ha arrastrado y ahora impone sobre ti.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario