Melendi continua imparable en su trayectoria musical!!!…

Destino o Casualidad es el tercer single de ‘Quítate las gafas’, una versión inédita que cuenta con la colaboración del famoso dúo mexicano Ha-Ash y con una pieza audiovisual a la altura.-

Tras un mes desde su publicación, la canción se ha convertido en todo un fenómeno de streaming.

New York como escenario, y el más puro romanticismo cinematográfico fueron los acertados ingredientes que Melendi ha elegido para este videoclip.

La espectacular pieza, condensa con maestría los sentimientos que la canción transmite, muy notable en sus directos, y en la que Willy Rodríguez ha vuelto a tomar la dirección.

El video fue grabado en NY y a solo horas de su estreno ya superó las 71 mil visitas en su canal oficial de Youtube.

Para sus seguidores esta es la letra de la canción “Destino o Casualidad”…

Ella iba caminando sola, por la calle, pensando: “Dios, qué complicado es esto del amor”,

se preguntó a sí misma cuál habrá sido el detalle que seguro, Cupido, malinterpretó.

Él daba, como cada noche, vueltas en la cama, sonó de pronto una canción romántica en la radio,

quizá fue Michael Bolton quien metió el dedo en la llaga, y como le faltaba el sueño, fue a buscarlo.

Los dos estaban caminando en el mismo sentido, y no hablo de la dirección errante de sus pasos,

él la miró, ella contestó con un suspiro, y el universo conspiró para abrazarlos.

Dos extraños bailando bajo la luna, se convierten en amantes al compás

de esa extraña melodía, que algunos llaman destino, y otros prefieren llamar casualidad.

Y él le pregunto al oído: “Mi amor, ¿Dónde estabas durante todo el tiempo que yo te busqué?”.

Ella le contestó: “Lo siento, es que estuve ocupada, aunque, para serte sincera, ahora no entiendo en qué”.  La noche se hizo día, pero no se fue la luna, se quedó a verlos, apoyada en el hombro del sol.

“Alúmbrales con fuerza, brilla todo el día,  y cuando llegue la noche, yo sellaré su pasión”.

Dos extraños bailando bajo la luna, se convierten en amantes al compás

de esa extraña melodía, que algunos llaman destino,  otros prefieren llamar casualidad.

Y bailan sin que les importe nada que suceda alrededor. Y bailan, y la gente que les mira va creyendo en el amor.

Dos extraños bailando bajo la luna,  se convierten en amantes al compás de esa extraña melodía, que algunos llaman destino,  y otros prefieren llamar casualidad.

Comentarios

Comentarios