Cuida tu salud mental en las fiestas: los mejores consejos para ganarle al estrés de fin de año…

vix.com – El estrés de fin de año es un problema real para, aunque te parezca increíble, la mayoría de las personas cuando pasan por las fiestas.-

Una época muy ocupada: cocinar mucho (Y controlarse al comer), planificar las reuniones familiares, pedir ayuda a otros, comprar regalos, limpiar, y, si tienes hijos, ser su entretenimiento, son tareas que pueden sobrepasarte y parecerte abrumadoras, cuando las tienes que hacer todas juntas y al mismo tiempo.-

También puede ser una época de mucho aislamiento, en la que recuerdas a personas que ya no están, en la que extrañas con nostalgia otros momentos, y en la que no te permites bajo ningún concepto estar triste: todo esto, además de desembocar en estrés, puede traer consigo también ansiedad y depresión.

Maneras de disminuir el estrés en las fiestas

Las expectativas que ponemos en este momento del año son tan altas que las fechas de Navidad y Año Nuevo, en lugar de ser un momento para disfrutar, se convierten en marcas del calendario dibujadas por no solo el estrés, también la depresión y la ansiedad, especialmente al estar pasando por momentos difíciles.

Planifica…

Ve a comprar los regalos y los ingredientes con anticipación. Planifica determinados días para cocinar o para acondicionar diferentes partes de la casa. No esperes a la víspera de Navidad para hacer todo.

«Desde ahorrar dinero para regalos o para las reuniones hasta comenzar a ir de compras temprano y procurar todo lo que necesitas para prepararte para un evento por adelantado, [planificar] te ayudará muchísimo», dijo Jesse Matthews, doctor en psicología, para PopSugar. 

Ten expectativas realistas…

El perfeccionismo es tu principal enemigo en la época de fin de año. Cuando queremos tener la Navidad perfecta, el Año Nuevo perfecto, y las reuniones no resultan como imaginábamos, es natural que terminemos estresadas.  La realidad es que estos días son como cualquier otro, y no deberíamos esperar ni más ni menos de ellos.

Prepárate para lo inesperado…

Lo más realista que puedes hacer es esperar lo inesperado. El clima, las demoras en los envíos de las compras, la cantidad de gente en los centros comerciales, son problemas comunes a los que te puedes estar enfrentando en estas fechas.

Pide ayuda…

Si las interminables tareas te están poniendo de los nervios, ¿por qué no delegar algunas? Quizá quieras evitar molestar a tus familiares, pero en el fondo guardarás, quizá, cierto resentimiento de que no te hayan ofrecido ayuda.

Si necesitas ayuda, pídela tú: tu tía puede traer un otro plato de comida, tu hermano puede ayudar a limpiar después de la fiesta, e incluso puedes pedirles a tus pequeños que pongan la mesa.

Acepta tus sentimientos…

El estrés resulta de reprimir tus sentimientos, una práctica común en esta época del año: creer que deberíamos sentirnos felices impide que aceptemos nuestra tristeza, decepción, frustración, emociones que no hace bien embotellar. Muchas personas se sienten solas en esta época: la pérdida de alguien importante para ellas, seres queridos que se encuentran lejos o problemas familiares pueden ser algunos factores que estén nublando estas navidades.

Recuerda no obligarte a sentir algo que no sientes en estas fiestas. Si estás en un momento de luto, déjalo salir. Será la decisión más sana…

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario