El arte de calmar  la mente y dejar de pensar…

menteoptimista.com – La mente es una fábrica de pensamientos continúa que no cesa ni descansa aunque se lo pidamos a gritos.-

No podemos desactivar nuestra mente como si fuera una máquina que está en nuestro poder.

Pero si que podemos entender su mecanismo para que todo nos sea más fácil.

En el post de hoy algunos trucos muy sencillos para que puedas calmar tu mente y estar en paz con ella…

Acepta la imperfección de tu mente

No esperes que tu mente sea lo que tú quieras o que te dé lo que deseas, tu mente tiene su propio mecanismo y forma de funcionar y querer controlarla solo crea más sufrimiento.

Acepta tu mente y su curiosa forma de ser porque al igual que todas las partes de tu cuerpo tienen una misión en tu vida, ella también la tiene y lo hace lo mejor que puede.

No intentes controlar tu mente, ni luchar contra ella, déjala ser y descubre que detrás de su tormento hay mucha sabiduría al igual que en todo tu cuerpo…

 

No te identifiques con tus pensamientos negativos y déjalos ir…

Nuestro problema no son esos pensamientos que tanto nos atormentan sino la gran importancia que les damos.

No puedes ignorar tus pensamientos negativos, ellos fluyen sin parar en tu mente, pero si que puedes quitarles importancia.

Una forma muy eficaz de que los pensamientos tormentosos no se apoderen de ti, es prestarles atención visualizándolos como si fueran una persona que te da un consejo para después darle las gracias y decirle adiós…

En principio esto es muy eficaz porque ese pensamiento que viene a tu mente no se va a ir hasta que lo escuches un poco y después ha de irse porque si sigues escuchándolo ese pensamiento se puede convertir en dolor de cabeza.

Ábrete a nuevos pensamientos que renueven tu mente…

Todo funciona de forma correcta, nuestra mente inteligente se preocupa por nosotros y nos envía pensamientos que nos pueden ayudar mucho.  

Pero el problema comienza cuando después de recibir a ese pensamiento que nos advierte, decidimos aferrarnos a él sin dejarlo marchar…

 

Cuando nos aferramos e identificamos con esos pensamientos, nos encogemos y nos encerramos en nosotros mismos sin dejar que entre ni un rayo de luz en nuestro interior.

Una forma muy eficaz de desvincularnos de ese viejo pensamiento, es dar la bienvenida a un nuevo pensamiento.

 

Cuando te encuentres abrazado a un pensamiento perjudicial y te cueste desvincularte de él, pregúntate de forma silenciosa ¿Qué nuevo pensamiento va a surgir en mi mente que pueda ayudarme?

Esto hará que invites a tu mente a que siga el flujo de la vida, tuviste un pensamiento que pudo ayudarte, pero ya es pasado y necesitas pensamientos nuevos y más inteligentes.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario