La razón por la que los perros entierran huesos (y otros objetos)

grandesmedios.com – Uno de los pasatiempos favoritos de los perros es precisamente masticar huesos.-

Y si uno de esos huesos resulta muy especial, el perro podría incluso enterrarlo.

Se trata de un comportamiento que puede parecernos extraño. 

Entonces nos preguntamos, ¿por qué los perros invierten tanta energía en enterrar sus preciadas posesiones?

 

Teoti Anderson, adiestradora profesional de perros y vicepresidente de la empresa de adiestramiento A Dog’s Best Friend en Florida (EE.UU.), explica:

La razón por la que un perro entierra algo es para guardarlo para más tarde. Cuando no sabes cuándo encontrarás tu próxima comida, tiene sentido esconder las sobras.

La acción de enterrar los huesos es una especie de “almacenamiento de alimentos en caché”. Es decir, guardar los suministros de alimentos disponibles para su posterior uso. 

Es un comportamiento habitual en numerosas especies de aves y mamíferos, incluidos los ancestros caninos de los perros domésticos, los lobos grises, que es de donde los perros heredaron su instinto de enterramiento.

Los lobos son conocidos justamente por sus astutas habilidades para cazar. Tienden a permanecer en un área de búsqueda el tiempo suficiente para devorar por completo a sus presas, y ocasionalmente las cargan y entierran sus restos.

Según un estudio de 1976 publicado en la revista Ethology. los lobos lobos y otros cánidos se conocen como “acaparadores de dispersión”, lo que quiere decir que almacenan la comida sobrante en escondites ubicadas en áreas bastante extensas. Ese mismo estudio evidenció que incluso los cachorros de lobo guardan y trasladan su “caché” para evitar que sus hermanos los descubran. 

Así entonces, cuando tu perro exhiba este comportamiento aparentemente extraño en el patio trasero, ten la seguridad que simplemente está siguiendo su instintivo “lobo interior”.

Sin embargo, la mayoría de los perros de hoy no necesitan guardar comida porque tienen amigos humanos cariñosos que los alimentan, aunque eso no hace que desaparezca su instinto natural de esconder las cosas. En ocasiones, ese impulso de enterrar cosas no tiene nada que ver con guardar comida o protegerla de otros “depredadores”.

Según señala el famoso especialista en comportamiento canino Cesar Millan, enterrar puede ser el método con el que un perro saborea mejor los objetos preciados, dejándolos para disfrutarlos más tarde. 

También puede ser una forma de llamar la atención para jugar con su dueño, o una manera de aliviar el estrés cuando está ansioso.Ciertas razas de perros, como  los terriers, son simplemente más propensas a excavar, ya sea para enterrar comida o para hacer madrigueras sin ningún motivo específico. 

No obstante, si un perro no vuelve por su tesoro, con seguridad no es porque olvidó su ubicación.

El olfato de los perros es extraordinariamente agudo. Según señala  una investigación de la revista Applied Animasl Behavior Science, es unas 10.000 a 100.000 veces más poderoso que el de los humanos, por lo que recordar sus escondrijos no suele ser un problema para ellos.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario